• Conoce, comprende, transforma

Lo que ves no es todo lo que es. El caso de Bibiana y cómo su Carta Natal explica su problema de relación con los hombres

astrología

Bibiana vino a consulta terapéutica por un problema muy concreto: “Siento ansiedad e inseguridad en la relación con los hombres”.

Bibi era una mujer de 42 años, que vivía con sus padres y que había tenido varias relaciones con hombres, algunas incluso duraderas pero siempre acabaron en decepción y frustración para ella.

Al fin estaba dispuesta a descubrir por qué le ocurría esto, por qué seguía soltera cuando deseaba tener pareja y había tenido varias oportunidades, y sobre todo, cómo ponerle solución.

En Consulta, después de conocer su situación actual y tomar datos generales sobre su vida, como a qué se dedicaba, etc., abordamos experiencias pasadas relacionadas con la cuestión que más le preocupaba.

Bibi se puso a contar la experiencia que más le marcó y que no llegó nunca a comprender… se trataba de su pasado con Jerónimo.

 

Bibiana conoce a Jerónimo

Hace unos años, Bibi comenzó a viajar sola para conocer a gente.

En uno de sus viajes de verano fue a Cuba donde conoció a Jerónimo, hombre separado con el que entabló una íntima relación de amistad.

astrología, terapia, carta natal

Todos los viajes terminan, y muchas de estas amistades caen en el olvido con el tiempo, debido a la distancia. Sin embargo, éste no fue el caso.

Jerónimo le enviaba a Bibi con frecuencia cartas de amor…

Entre medias, y pocos meses después, Bibi conoce a Alejandro, otro hombre separado más formal que el anterior pero que bebe alcohol.

Existe atracción, pero le deja cuando Alejandro no acude a su cumpleaños.

Esto le produjo un sentimiento de rechazo hacia los hombres que le duró unos años.

Mientras, Bibi seguía recibiendo cartas de amor de Jerónimo, con lo que decide 4 años más tarde de conocerle, volver a Cuba.

“Esas cartas me llenaban de ilusión”, afirma.

Al llegar a su país, Bibi se esperaba un Jerónimo atento, cariñoso, amoroso… pero ¿qué se encontró?

Un Jerónimo distante, frío, desapegado.

¿Qué ha pasado?

¿Por qué?

¿Dónde está el Jero de las cartas?

Bibi, decepcionada, vuelve triste a España y allí recibe una carta de Jerónimo pidiendo disculpas por su actitud durante esos días.

 

Vuelta a Cuba y decisión de matrimonio

Las cartas de amor de Jerónimo, postales, de puño y letra, continúan a lo largo del tiempo y 4 años más tarde (sí, sí, 4 años), en verano, Bibi vuelve a Cuba.

Todo lo que lee de Jerónimo le hace creer que las cosas han cambiado y que puede esperar algo más de su aparente pretendiente.

¿Qué Jerónimo se encuentra esta vez?

Un Jerónimo cariñoso, amable, atento… Es más, allí le dice que quiere vivir con ella!!

Bibi lo vive como un sueño, como algo mágico, maravilloso, y se pone a ello. Quiere dar el paso para contraer matrimonio.

Cuando están haciendo los papeles en Cuba para que Jerónimo se venga a España y se casen, nota que Jerónimo se asusta un poco.

Pero a su vez, Bibi en consulta, comenta que mientras prepara el matrimonio siente que:

“Me caso pero no me quiero sentir casada”

Y añade que ella esperaba que Jerónimo le diese la seguridad.

Al verano siguiente, Bibi regresa a Cuba para volverse juntos.

Se casan y en la luna de miel Bibi tenía gran ilusión por vivir ese romanticismo que desprendía Jerónimo en cada carta. Se había hecho el sueño realidad, sin embargo… se encuentra un Jerónimo muy frío…

Un ejemplo que pone es que Jerónimo le da la espalda en la cama.

 

Las cosas se complican y al final, a él no le es posible quedarse en España y compartir vida, con lo que Bibi decide irse a Perú y “hacer su vida”.

Para colmo, en estos meses se pierden los documentos del matrimonio…

(Esta historia, aunque no lo parezca, es completamente real)

 

Reencuentro en España y ruptura

Un año más tarde, en 2005 y en verano nuevamente, se encuentran en España, ella volviendo de Perú y Jerónimo de Cuba, y le pide explicaciones.

Al final no hay entendimiento y en 3 meses consiguen divorciarse.

Bibi llora desconsoladamente en aquel momento pues no solo se rompe un sueño, sino que espera que Jerónimo haga algo por remediarlo.

“¿Dónde está el Jero de las cartas?”

En el libro de familia no aparece el matrimonio porque se perdieron los papeles, con lo que es una mujer divorciada sin casarse (¡?) Bibi quema el libro de familia.

Ésta es, de forma resumida, la experiencia que Bibi contó en consulta y que tanto le marcó.

La ayuda del Astrólogo terapeuta

Bibi sabía que mucho de su miedo e inseguridad actual con los hombres provenía de esta “aventura” con Jero.

Ahora es nuestro turno.

Una vez que hemos escuchado al paciente, cliente, consultante, o como queramos llamarle, y hemos identificado qué partes de su Carta Natal están entrando en juego en cada momento, nos toca ayudarle.

Comencé utilizando la Terapia Gestalt.

La finalidad es que Bibi se diese cuenta de algo, y una vez que ella reconociese algo que ella hace, poder explicárselo fácilmente con la Carta Natal.

La Astrología y la Terapia casan, pueden ir de la mano a las mil maravillas, van de la mano a las mil maravillas.

Quien tiene alguna experiencia en consulta astrológica, sabe que a veces no es fácil transmitirle al consultante algo que no llega a percibir.

A su vez, la consulta astrológica puede resultar ser un caudal de información que aporta respuestas, pero que no ayuda a realizar una transformación real en el consultante.

Lo que hicimos fue lo siguiente:

Senté a Bibi en una silla aparte y enfrente dejamos una silla vacía.

Le dije que cerrase los ojos y que pusiese a un hombre en la silla.

Tras unos segundos le hice una serie de preguntas:

“¿Qué sientes?”

Después…

“¿Qué te apetece hacer?”

Y por último,

“Ahora se levanta y se va, ¿cómo te quedas?”

Abrió los ojos y repasamos la experiencia.

 

JI: ¿Qué hombre has elegido?

Bibi: No tenía cara, solo cuerpo.

JI: ¿Qué has sentido?

Bibi: Sensación profunda de sentirme como en casa. Me sentía segura y tranquila.

JI: ¿Qué te ha apetecido hacer?

Bibi: Bailar y apoyarme en su pecho.

JI: Cuando se ha levantado y se ha ido, ¿cómo te has quedado?

Bibi: Igual de bien y de a gusto. Siento poso, como si se quedase en mí la sensación de bienestar.

 

¡Excelente!

Con esta experiencia recién vivida era más sencillo hacerle ver a Bibi lo que ella hacía con los hombres.

Porque lo primero que debemos comprender (y hacer ver al consultante si es necesario) es que lo que vivimos tiene que ver con nosotros y con lo que hacemos nosotros.

Además, al explicar lo que había sentido en estos minutos de práctica se acordó de su profesor de canto.

“Un día le conté lo que sentía y, como si me entendiera… me dio un abrazo”

Un tipo de experiencia conecta con el recuerdo de otras experiencias del mismo tipo, y con el profesor de canto reprodujo ese patrón de comportamiento que le mueve inconscientemente.

¿Qué le ocurre a Bibi?

 

Interpretación de la Carta Natal de Bibi

astrología

BIBI nació el 7/12/1967, a las 8:30, en Madrid.

La Carta Natal está repleta de información.

Cuando alguien acude a nuestra ayuda, nuestra función no es contarle toda la Carta Natal, sino mostrarle la parte que necesita conocer.

Ya está.

Por tanto, lo primero que debemos hacer es escuchar al consultante, tanto lo que dice como lo que no dice, su expresión verbal, etc. Todos los detalles posibles, con el fin de identificar qué partes de su Carta Natal están entrando en juego en cada momento.

Después hay que transmitírselo, entregar lo que necesita.

Y entregar lo que necesita no es contarle todo lo que hemos visto.

Nuestra función como Astrólogos Transpersonales es ayudar a la persona en su camino de Autorrealización, a sentirse completa, a mejorar su vida; no hablar de teoría o contar a la persona cosas para las que ahora no está preparada, es tontería. La consulta no es para ti.

Bibi necesitaba saber acerca de su frustración con los hombres, por qué fallaban siempre sus relaciones (hemos comentado la de Jerónimo, hemos intercalado brevemente la de Alejandro, aunque hubo otras del mismo estilo) y qué tenía que aprender.

Ésta es la actitud que favorece nuestro Desarrollo Personal.

Qué tengo que aprender…

Y hacía allí nos dirigimos.

Tomamos su Carta Natal para que viese con sus ojos lo que hacía.

La Carta Natal de Bibi muestra su mundo y su vida.

Olvídate por un momento de su Carta Natal.

¿Qué energía está predominando en las situaciones con los hombres?

¿Qué planeta se está considerando “único”, empequeñeciendo a los demás?

¿Cómo Bibi cree que es la realidad y, por tanto, vive y espera que sea así?

Si hemos leído lo que está detrás de la historia de Bibi, es fácil darnos cuenta de que la presencia de Neptuno es evidente.

Esto lo podemos hacer sin su Carta Natal.

Si no conceptualizamos la Astrología, sino que la llevamos a tierra, la vivimos, la vivenciamos, percibimos al instante el juego de las energías en la vida.

Este paso es fundamental en el aprendizaje. Es Astrólogo quien vive su Carta Natal, quien no la mira desde afuera, sino que se adentra en ella para comprender.

Neptuno tiene que ver con la fantasía, con la ilusión, con el sueño, con lo imposible.

Neptuno es un canal por el que proyectamos nuestra fantasía.

Neptuno es un vehículo del inconsciente colectivo.

Y quien tiene Neptuno muy presente en su Carta Natal, conecta con ese inconsciente, y proyecta sus fantasías, las fantasías que cree que son suyas pero que en verdad pertenecen al colectivo.

Miramos la Carta de Bibi…

Neptuno en Casa 12.

Hmm… Neptuno en su Casa, la de Piscis.

Esto ya le da una potencia enorme.

No hay más placer para estas personas que flotar en sueños…

“Da igual que mi vida sea un desastre, que si Neptuno lo tengo en Casa 12 tengo mi mundo, al que puedo ir cuando deseo…”

¿Con quién vivía Bibi su Neptuno?

Con Jerónimo.

Jero encarnó su Neptuno.

¿Y si no está Jero?

Los recuerdos, la imaginación, o la bebida, que Bibi confesó que con frecuencia tomaba alcohol.

Pero vamos, siempre está Jero… siempre puedo traer a Jero, siempre puedo traer la sensación de bienestar o poso que ella misma “generó” en la silla de la Gestalt…

 

“¿Entonces Neptuno en Casa 12 da alcohólicos?”

Noo. Estas deducciones son absurdas y provienen del deseo de simplificar algo que no lo es.

Bibi tiene Neptuno en Casa 12, posición fuerte, y eso lo tiene que vivir.

Si vive frustraciones y no ha desarrollado mecanismos para afrontar la realidad, puede refugiarse en el alcohol, pero eso no significa que quien tiene Neptuno en Casa 12 sea alcohólico.

Aprende a afrontar la realidad y vivirás Neptuno en Casa 12 de una forma más positiva, más creativa, más artística.

Dicho de otra forma, aprende a vivir tu Saturno (el de tu Carta Natal), o tu Marte (el de tu Carta Natal) o… y dejarás de estar peleado contigo mismo.

Las fricciones siempre son internas.

Seguimos…

 

Neptuno de Bibi no solo está en la Casa 12 sino en cuadratura con la Luna.

La sensación de vivir en una burbuja y crear su realidad “viene de casa” ☺️

Hay algo muy arraigado en ella, pero que le lleva finalmente a sentir “inseguridad”, como ella decía.

¿Qué es la inseguridad?

La voz o queja de Saturno, Marte, etc. ante el abuso u omnipresencia de la Luna-Neptuno.

Si ejercito mi Marte desarrollo seguridad y autoafirmación. Igual con el resto de planetas. Pero si Neptuno es quien manda en exclusiva, los demás planetas, las demás facultades, mis facultades deben estar silenciadas al máximo!

Bibi con los hombres entregaba su poder personal de forma inconsciente, porque esperaba que ocurriese algo: su sueño.

Y las cartas de amor de Jero alimentaban ese sueño, porque ella tenía que vivir su parte neptuniana, y darse cuenta de su fuerza, ¡pero no a costa del resto de planetas o capacidades!

Tomó Neptuno porque le llevaba a la Luna, la seguridad emocional, nuestro lado infantil. Y olvidó al resto…

 

¿Y la Luna en Acuario?

Por último, es inevitable comentar algo acerca del signo lunar.

La Luna en Acuario de Bibi en cuadratura con Neptuno, muestra una clara tensión.

Por una parte, espero fusión total (Neptuno) pero por otra, corto continuamente (Acuario).

Soy intermitente pero no me veo intermitente, lo veo afuera (mecanismo de proyección)

Bibi no entendía la frialdad de Jerónimo porque no reconocía su frialdad.

Bibi no entendía por qué ahora sí y ahora no, porque no se daba cuenta de cómo ella hacía lo mismo.

Bibi no entendía la falta de compromiso de Jerónimo, porque ella no hacía suyo el miedo al compromiso.

Ella misma, con sus palabras, decía “Me caso pero no me quiero sentir casada”. Decirlo no significa que tiene integrada su Luna en Acuario.

Por eso estaba en conflicto con la experiencia, porque las cosas debían haber sido de una forma muy diferente a cómo fueron.

Y hasta que Bibi no comprendiese la causa y su responsabilidad en esto, su participación en esta experiencia, ella reproducía un mismo destino.

Neptuno sí quiero, Acuario no quiero, aunque también lo esté haciendo.

astrología, terapia, carta natal

¿Qué tipo de comunicación estaba teniendo Bibi con Jero?

Acuariana total, a distancia, de conexión y desconexión constante. El afecto quedaba continuamente interrumpido, pero para su lado neptuniano no… el afecto siempre estaba presente…

Luna-Neptuno se cumplía y Luna en Acuario también. Otra cosa es lo que hacía Bibi consigo misma…

 

Identifica lo relevante de una Carta Natal

Observa cómo a través de un solo fragmento (Luna en Acuario cuadratura Neptuno en Casa 12) podemos explicar la base de todo un tipo de experiencias.

Y cómo el trabajo interior de este fragmento resuelve inevitablemente las experiencias externas.

Y así fue. Tras varios meses de práctica y consciencia, Bibi aprendió a “vivir en directo” y a disolver esa tensión frustrante que le bloqueaba al conocer un nuevo hombre.

Hay muuuchas más cosas en la Carta Natal que ayudan a entender más toda la experiencia con Jero (Saturno en Casa 4, Marte cuadratura Venus, Luna trígono Venus, etc.) pero nos alargaríamos en exceso, además de que no es imprescindible.

El arte de interpretar una Carta Natal consiste en identificar lo relevante.

Y esto sólo es posible cuando dominamos lo básico, porque en lo básico está lo esencial.

Marte nos lo podemos “ventilar” en 1 minuto (“Marte es la acción, tu parte masculina, la fuerza de voluntad”) y pasar a otro planeta, pero otra cosa es darme cuenta de cómo funciona Marte a través de mí, y así ver cómo funciona Marte.

Me gustaría acabar mencionando el Mercurio en Casa 12 de Bibi.

¿Qué fue?

Fue el silencio a distancia (Sagitario), la comunicación sin palabras. Un cómplice para Neptuno estando en Casa 12 y además en conjunción con él!

Esta es la maravilla de la Astrología, que al final todo se cumple, todo está, y lo enriquecedor y transformador —y divertido también, por cierto— es descubrirlo y observarlo.

Entenderse, quererse, realizarse. Todo empieza por conocerte. Descubre qué puede hacer la Astrología Transpersonal por ti

José Ignacio Marina Mora es Psicoterapeuta Transpersonal y creador de Sermasyo. Su misión como instructor de Astrología y Tarot es mostrarte herramientas terapéuticas para la Realización Personal. Si sientes el impulso de crecer interiormente y tienes ganas de aprender, este es tu sitio.

    Comentarios

    • Maxima septiembre 26, 2018

      Me ha conmobido la historia de Bibi
      Porque estaba describiendo practicamente la mia.
      Neptuno en mi casa 1.
      Luna en acuario.
      Mercurio en mi casa12.
      Alucinante el mundo de la astrologia.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Responder
      • José Ignacio Marina septiembre 27, 2018

        Sí que hay afinidad, sí…

        Un abrazo, Maxima!

        Responder
    • Elizabeth. septiembre 26, 2018

      Muchísimas gracias José Ignacio, no sólo por la clarificadora explicación del post con el ejemplo vivencial de Bibiana, sino por lo cuidadoso y detallista que eres al encontrar ejemplos que vienen como anillo al dedo a tus alumnos. Muy generoso por tu parte el captar las necesidades y ofrecer respuestas satisfactorias… Felicidades!

      Pues para mí este caso es muy revelador y terapéutico ya que los aspectos de Bibi y los míos en relación al amor en la pareja se parecen mucho, mucho y mis experiencias, no son iguales en la forma pero sí en el fondo. Lo de la comunicación silenciosa en la distancia coincido al tener Mercurio en Sagitario y, la Luna no está en Acuario pero esta en conjunción a Urano y hace sextil con Sol en Conjunción a Neptuno. O sea, veo un juego de energías muy similar. Gracias por la aclaración de que si los demás planetas no los utilizamos y le damos protagonismo a Neptuno, en este caso, nos viene la inseguridad. Lo tengo muy comprobado, a lo largo de mi vida el haberme esforzao por la actividad física y el hacer cosas que a priori no me gustaban y me costaban mucho me dió la fuerza para equilibrar y no caer en otras dependencias sustitutas de ese imaginario Amor. Y no hay que bajar la guardia porque este Neptuno es tan encantador, que no hay amor superior a El, qué pena que aquí en la Tierra no lo podamos vivir a ese nivel. Creo que es como una adicción al Amor, un anhelo de amor, de amor eterno mantenido a un nivel alto que no se acabe nunca.
      Muchísimas gracias querido José Ignacio

      Responder
      • José Ignacio Marina septiembre 27, 2018

        Hola Elizabeth,

        Estos casos terapéuticos van a resonar a unas personas más que a otras, pero en última instancia pienso que nos pueden servir un poco a todos. ¿Quién no ha esperado algo que al final no ha llegado? ¿Quién no cree que es el otro quien… cuando uno mismo está favoreciendo esa situación? Etc, etc.

        Muchas gracias por tus amables palabras.

        Responder
    • Manuel Noriga Borrachero septiembre 27, 2018

      Hola a todos!

      Me ha gustado mucho este post. La vinculación que la Astrología puede hacer con la terapia es tan real que “asusta” :)

      Lo que Bibi experimenta en la “silla vacía” se refleja en sus vivencias con respecto a las cuales ha de tomar conciencia sí o sí. Pero, para nosotros que nos interesamos en la terapia y en la Astrología (en la persona en definitiva), este ejemplo y el saber centrarte en lo esencial de la CN con respecto al caso que tienes delante es fundamental.

      Gracias por este bien explicado caso Jose Ignacio.

      Un abrazo!

      Responder
      • José Ignacio Marina septiembre 27, 2018

        Astrología y Terapia son pareja rompedora :)

        Gracias, Manuel, por tu comentario.

        Un abrazo!

        Responder
    • Isabel Peñalba Esteves septiembre 27, 2018

      “Y hasta que Bibi no comprendiese la causa y su responsabilidad en esto, su participación en esta experiencia, ella reproducía un mismo destino.”

      Esta frase me ha tocado muy de cerca, porque significa el culminar de todo un proceso vivido por mí en una historia de amor igualmente algo rara. Aceptar nuestra responsabilidad es una dura prueba, porque resulta más sencillo señalar el dedo al otro… El caso es que cuando señalamos un dedo al otro, tres nos señalan a nosotros…

      Crecer emocionalmente, madurar, salir del océano neptuniano hacia la realidad es un largo viaje hacia uno mismo y la vida. Vivir la energía de El Colgado (arcano XII del Tarot), semejante a la de Neptuno, puede resultar aparentemente cómodo… Pero “las cosas buenas nunca vinieron de las zonas de confort”.

      Gracias por compartir esta historia, José Ignacio, y gracias a Bibi por autorizarlo.

      ¡Saludos! :)

      Responder
      • José Ignacio Marina septiembre 28, 2018

        Hola Isabel,

        Es que es tal cual. Lo que vivimos tiene que ver con nosotros, y esto hay que digerirlo… (esto me recuerda a la importancia de Aceptar que hace poco investigamos…, palabra aparentemente inofensiva pero crucial para vivir con sentido!)

        Gracias a ti por tu comentario!

        Responder
    • Isabel septiembre 27, 2018

      Me encanta el enfoque, la interpretación, como se expone. Muchas gracias por el artículo. Muy enriqucedor.

      Responder
      • José Ignacio Marina septiembre 28, 2018

        Gracias Isabel, un abrazo.

        Responder
    • Adrian septiembre 28, 2018

      Muy interesante el artículo. Yo también me siento muy relacionado, también tengo ciertos problemas con el sexo opuesto, pero en mi caso es por la gran influencia de Saturno y Pluton en mi carta. Algunos tenemos que aprender a no tomarnos tan en serio las cosas. Por eso es importante saber leer nuestra carta para poder entendernos mejor y poder usar nuestras características a nuestro favor y no al contrario. Saludos

      Responder
      • José Ignacio Marina septiembre 28, 2018

        Así es, Adrián…

        Saludos y gracias por tu comentario.

        Responder
    • reyescelerina septiembre 30, 2018

      Mi querido José Ignacio.. ¡pero que rebien me has enseñado! Después de estos 3 años estudiando contigo, me siento feliz. Le he dedicado un ratito a “ver” la carta de Bibiana y .. mis conclusiones coincidían con las tuyas.. olé y olé! Cómo me gusta la Astrología! ¡¡Viva!!

      Responder
      • José Ignacio Marina octubre 2, 2018

        Me alegro, Reyes, un abrazo!

        Responder
    • Violeta octubre 2, 2018

      Hola José Ignacio,

      Muchísimas gracias por todo lo que estás compartiendo, lo valoro muchísimo.

      El artículo sobre el atendimiento a Bibiana ha tocado de lleno en una duda importante que tengo y que te quería consultar:

      Como astrólogos transpersonales nos formamos para ser capaces de realizar síntesis, metasíntesis, polaridades etc. y obtener una información del consultante que puede llegar a ser muy profunda y certera.

      Pero, en la línea de lo que tú dices, de la misma forma que un terapeuta no diría a su paciente todo lo que “ve” de él, sino que le va acompañando en su proceso, no sería adecuado que nosotros, como astrólogos transpersonales, volcáramos sin más tamaña información sobre el consultante.

      Así pues, alguien me pide que le interprete la CN, y yo hago la síntesis, la metasíntesis y todo….¿qué hago con toda esta información? ¿Cómo sé hasta dónde explicar y cómo hacerlo? Es super delicado.

      En Sermasyo o tú en particular, ¿cómo lo hacéis? ¿Cómo dosificáis esa información tan “total”? Entiendo que si alguien os consulta por un tema concreto, como era el caso de Bibiana, os centráis en ese tema. Asimismo, si la relación que se crea es de terapia, imagino que se van explicando las cosas conforme a lo que va trayendo el paciente. Pero, ¿cuando la persona pide una lectura de la CN, hasta dónde llegamos? Es que ya lo básico, Sol, Luna y AC, es tan profundo…

      Un abrazo,

      Violeta

      Responder
      • José Ignacio Marina octubre 3, 2018

        Hola Violeta,

        Tu pregunta está muy bien y es normal. Lo tratamos en el Máster de Astrología Transpersonal, con lo que no debe quitarte el sueño en este momento. Una vez que sabemos interpretar una Carta Natal y hemos realizado todos los pasos, hay que aprender a transmitírsela al cliente. Son 2 procesos, primero uno y luego el otro. Cuando “vemos” a la persona a través de su Carta Natal ya podemos planificar una Consulta!

        Ya te adelanto que no se trata, como bien supones, de volcar todo lo que sabemos (no habría tiempo, sería innecesario, no lo entendería, etc), sino de escuchar y ayudar a la persona, darle la información que necesita, acompañarla y aumentar su comprensión, descubrir dónde está y cuál es el siguiente paso, etc. Por eso en la Escuela vivimos este proceso primero con nosotros mismos, para poder hacerlo después con los demás.

        Un profesional en un servicio de consultoría le aporta al cliente lo que necesita en ese momento. Nosotros igual. “Quiero saber todo” es materialmente imposible (e inútil); la información contenida en la Carta Natal no tiene fin, y cada uno de nosotros como Astrólogos seguimos mirándola cada día para conocernos más a nosotros mismos.

        Un abrazo,

        Responder
        • Violeta octubre 4, 2018

          Pues me alegro mucho de que vayamos a tener todo un curso para aprender a trasmitir y a hacer una aportación terapéutica al consultante. Esto es lo que me encanta de esta formación, que no deja ningún aspecto fundamental fuera.

          Un abrazo y muchas gracias,

          Violeta

          Responder
    • Anaïs octubre 6, 2018

      Hola este tipo de articulos son muy interesantes, gracias porvompartilo. Lo que no entiendo los que hemos estudiado el metodo huber siempre nos dicen que hay que ver la carta como una totalidad no coger solo un par de aspectos. Tu al hacer el estudio supongo que estudiaste toda la carta no?

      Pero solo transmitiste esa parte a bibi, es asi?

      Responder
      • José Ignacio Marina octubre 8, 2018

        Hola Anaïs, me alegro, gracias.

        Sobre tu pregunta, va un poco al hilo de lo que le he respondido a Violeta en el comentario anterior. Como Astrólogos tenemos una fase de análisis, de backstage, y posteriormente otra de consulta con el cliente. Lo que le importa al cliente es su problema y su solución, en especial el de terapia, como fue el caso de Bibiana.

        Previamente examiné la Carta Natal de Bibiana, no solo para poder comprenderla sino para identificar las partes que merecen más atención y profundizar en ellas. De ahí salió esa Luna, etc.

        Saludos!

        Responder
    • Maria Teresa Martín Gómez octubre 10, 2018

      Hola a todos@s

      Bueno, pues yo pienso que esto que le pasa a Bibiana lo hemos vivido todos de algún modo en algún momento de nuestra vida ( sobretodo en la adolescencia claro) idealizando al otro o montándote tu solita la película de romance perfecto …..y yo lo vivía además como un sueño ( que, Neptuno? Nooo jajaja), pero era tan bonito mientras duraba!!!!! Lo malo era cuando topabas con la realidad!!!!
      En fin, lo que quiero decir que no creo que sea malo soñar, que lo malo es darte cuenta de que son sueños y algunos inalcanzables!!?

      Un dulce abrazo para todos

      Responder
      • José Ignacio Marina octubre 29, 2018

        Hola Maria Teresa,

        Creo que el imaginar y el soñar es inherente al ser humano y no lo podemos evitar. Es más, gracias a esta facultad hemos podido construir aviones y volar, o comunicarnos hoy tú y yo a través de internet :D Pero claro, cuando la imaginación se aleja más y más de la realidad… luego viene el aterrizaje de golpe y… ¡ay!

        Un abrazo y gracias por tu comentario.

        Responder
    • Vianella diciembre 9, 2018

      Hola a todos. La historia de Bibiana se parece tal cual a mi, como diría la estrofa de una canción muy famosa del cantante mexicano Juan Gabriel “se parece tanto a mi que no me puedes engañar”, tengo a luna en libra sextil a neptunio en casa 12, luna conjunción urano, saturno en casa 4 – 5 y nodo norte en casa 4; aspectos difíciles verdad?, personalmente ya tengo el conocimiento pero como me gusta soñar. Mis felicitaciones para ti Jose Ignacio, por hacer de la Astrología una ciencia cada vez mas acertada. Saludos desde Venezuela.

      Responder
      • José Ignacio Marina diciembre 10, 2018

        Muchas gracias, Vianella, por tus palabras.

        Guao, sí que hay parecidos, sí… :) Ya hay varias personas con configuraciones muy similares a la de Bibiana. Y aún no teniéndolas, seguro que somos capaces de identificar esas cualidades que todos tenemos de soñar, imaginar, proyectar, esperar…

        Un abrazo y gracias de nuevo!

        Responder

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Consigue mi guía

    "3 cualidades esenciales de Tu forma de Ser"

    Responsable: Sermasyo SLU. Finalidad: envío de publicaciones y correos comerciales. Legitimación: gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos están alojados en Active Campaign; titular Active Campaign LLC y suscrita al EU PrivacyShield. Ejerce Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Supresión enviando email a hola@sermasyo.com o ante la Autoridad de Control. Más información en política de privacidad.