• Conoce, comprende, transforma

Deja la víctima a un lado

Este es el segundo de una serie de 3 artículos. Cada uno es continuación del anterior.

Los disfraces de la víctima y el verdugo

La víctima y el verdugo se disfrazan de muchas formas. A veces no tenemos a nadie a quien generarle lástima, pero eso no importa, nos tenemos a nosotros mismos.

Es decir, que la mayoría de las veces nos sentimos desdichados, llenos de infortunios, donde las circunstancias exteriores nos reconfirman cada vez nuestra sensación de desgracia.
Por eso nos deprimimos, nos sentimos solos, abandonados y golpeados. Esto es el verdugo interior golpeando a su víctima interior.

Como estos hay miles de caretas que la víctima y el verdugo se coloca; si descubres las tuyas, sácalas a relucir. Lo que quiero decir con esto es que, cuando te sientas en una situación en la que tu percepción te dice que se está cometiendo una gran injusticia, debes revisar tu vida, tu pasado.

Ciertamente, vivimos situaciones en nuestra infancia que nos colocan en este molde, sin que aparentemente hayamos hecho nada para mercerlo, olvidándonos que la vida es una línea continua de tiempo.

Pero en estos y en todos los casos y sin importar la razón, hay que entender que todas estas energías son como una droga, son vicios que por una razón u otra te mantienen buscando la compasión de los otros, como la mejor manera que conoces para recibir amor.

“Gracias pero ya no te necesito más”

Para detenerlo, una vez que lo has identificado, dile así como si estuvieras hablando con otra persona: “no te necesito para ser amado”, dile: “si tú estás aquí es porque yo hice algo que me colocó en esta situación, así que no eres víctima de nadie” ; dile: “gracias por mostrarme cuál es mi punto débil, ya te puedes ir, no te necesito más”.

Todo esto lo pone al descubierto y le quita su careta. Esto te dará gran alivio a tu actividad cotidiana, ya que cada vez menos necesitarás generar situaciones que te coloquen en esta posición para relacionarte con los otros.

Del mismo modo, evita ser un verdugo porque depués de ese papel, por ley de causa y efecto es inevitable que reaparezca la víctima. El uno no existe sin el otro.

océano

Esto es fácil cuando te decides a afrontar tus sombras, cuando te armas de corage para hacer de tu vida un verdadero mar de positividad absoluta. Y créeme que cuando esto lo logras, el aire que respiras cambia. Descubrirte es pescar en ese océano infinito de posibilidades que es la vida.

De cualquier modo, esta pesca es un constante estado de alerta y una historia fascinante de nunca acabar. La mente tiene todo un mundo por descubrir. Observar cómo se disfrazan estos arquetipos cuando se ven descubiertos es interesante, y cuando decides salir de la víctima, se convierte en un juego.

Características de la víctima y el verdugo

La víctima es cobarde, tiene miedo de todo lo que le rodea porque todo es una amenaza, se humilla y se deja maltratar. Generalmente, una persona que esté muy viciada con la víctima, tiene como pareja a un verdugo, de modo que, esta persona recibe el fluído de su droga constantemente, con lo cual hace de su vida un tormento permanente.

Casi siempre vemos a la víctima como el bueno y al verdugo como el malo, pero en realidad no es así, el uno sin el otro no existiría. Los dos se mantienen con vida si están juntos, la droga de la víctima se la proporciona el verdugo y la droga del verdugo se la proporciona la víctima; por eso mientras más la víctima se deja humillar y castigar, más catigador y despiadado se vuelve el verdugo.

Estos dos arquetipos viven en todos nosotros, no hay una exclusividad para nadie, siempre estamos asumiendo distintos papeles, sólo que algunos de ellos están más vivos que otros, dentro de nosotros mismos.

[El artículo continúa en Los verdugos de Cristo]

¿Quieres conocerte mejor?

Responsable: Sermasyo SLU. Finalidad: envío de publicaciones y correos comerciales. Legitimación: gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos están alojados en Active Campaign; titular Active Campaign LLC y suscrita al EU PrivacyShield. Ejerce Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Supresión enviando email a hola@sermasyo.com o ante la Autoridad de Control. Más información en política de privacidad.

Descárgate gratis mi guía de Astrología Transpersonal
"3 cualidades esenciales de tu forma de Ser"

Comentarios

  • juan marzo 16, 2008

    Por eso “algunas” relaciones lo único que unen son sus soledades…
    Gracias por esta interesante continuación de tu artículo.

  • Isabel febrero 26, 2010

    Que interesante este reportaje, pero en nuestro sociedad la religiòn aplaude el hecho de que la vìctima es la escogida por Dios, creando una cultura de victimismo. En nuestro diario vivir, se obtienen cosas fàcilmente mediante las quejas y lamentos.
    Yo fuì criada con esta cultura y he atraìdo eso a mi vida, pero veo que quien màs se queja màs obtiene favores.
    Còmo destruye este condicionamiento a todo un colectivo que se convierte en mentiroso y abusivo.

  • maría abril 3, 2010

    hoy entre en la red buscando una respuestas al estado de mi matrimonio y me impreciono como esta llego a través deesta página. gracias.

  • Carlos marzo 1, 2011

    Maria, has expuesto otra gran verdad.
    Es una actitud tan trillada y hasta pavorosa, cuya existencia ha dado vuelta al mundo, el sadomasoquismo, visto en el opus horoscopico, y naturalmente por el condicionamiento, la negacion y la racionalizacion (entre otros). Esta dicotomia de la cual estan exentos los animales no humanos, es una parca universal, perfecta para la manipulacion de las religiones de todo pelaje. no pretendo juzgar pues no soy docto en teologias ni escatologias, solo es mi opinion, de lo que observo.
    Es interesante verlo en el libro de Job, mas la historia tuvo un hapy end

  • Cesar febrero 19, 2013

    Bueno..bueno…Hay algo que me sigue cosquilleando sin saber muy bien que es. Aunque a veces, entre las brumas de la ignorancia, pienso en esa “tirania” de la fuerza, de la felicidad, esa necesidad de Ser, digno y orgulloso en esta grotesca bacanal de la silicona, en medio de esta euforia perpetua.

    Mucho mas desde la desesperacion que desde la ironia, pienso en las historias en esos estudiantes universitarios latinoamericanos que, saliendo de la U fueron a comprar un yogurt de fresa y terminaron con treinta años de paraplejia por una bala mal alojada en el esternon. O en esas niñas hondureñas violadas por soldados que nunca mas vieron. Sinceramente, donde esta el puente aqui entre victima y victimario. Donde la relacion, la complicidad??

    Y si de lo que se trata es de condenar el “rédito perverso” de tales situaciones, la manipulacion y la mala fe, no tengo mas que agregar. Pero si de lo que se trata es de colocar lado a lado al verdugo y a la victima, seguramente algo se me esta escapando.

    Me pueden ayudar??

Los comentarios están cerrados

Consigue mi guía

"3 cualidades esenciales de Tu forma de Ser"

Responsable: Sermasyo SLU. Finalidad: envío de publicaciones y correos comerciales. Legitimación: gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos están alojados en Active Campaign; titular Active Campaign LLC y suscrita al EU PrivacyShield. Ejerce Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Supresión enviando email a hola@sermasyo.com o ante la Autoridad de Control. Más información en política de privacidad.